¿Qué es la arqueología?


Nuestro amigo Indiana Jones, el antiarqueologo del siglo XX

Antes de comenzar la carrera de Historia me llamaba mucho la atención la Arqueología. ¿Qué es eso de la Arqueología?, ¿En qué consiste?, me preguntaba, al principio la Arqueología poseía para mí un carácter aventurero fruto de la imagen que nos venden los medios de comunicación de diversas formas, sea por el cine con Indiana Jones, por los videojuegos con Lara Croft e incluso por la literatura con el Códice Maya de Preston. Sin embargo esta imagen decimonónica de buscador de tesoros no se ajusta a la realidad de la profesión. El Arqueólogo no es ningún expoliador, todo lo contrario, el buen Arqueólogo es aquel que va en busca de aquello que puede servirle para reconstruir la historia, porque el Arqueólogo es un historiador.

Hay quien dijo que la Arqueología es la más humanista de las ciencias y la disciplina más científica de las humanidades, y esto se debe a que posee una metodología para llevar a cabo su cometido. Efectivamente, la Arqueología es una ciencia que estudia mediante el uso de unas técnicas una serie de fuentes que le ayudarán a comprender y reconstruir una parte de nuestro pasado. Cabe destacar que a diferencia de otras ciencias, como la biología o la física, la Arqueología no posee un carácter instrumental, pues la Arqueología se pone sus propias hipótesis y las responde con su metodología e incluso utiliza a otras disciplinas como auxiliares, por ejemplo: la antropología, por lo que es una ciencia interdisciplinar.

Una maravilla del British Museum robada del corazón de Egipto

Una pregunta que ronda siempre la cabeza a la hora de pensar en esto como profesión es; ¿Y eso para qué sirve?, ¿Qué finalidad tiene?. Pues bueno, esta ciencia (llamemosla ciencia, porque lo es) estudia una serie de fuentes que son por lo general materiales, sin embargo, los objetos no hablan per se, necesitan de un contexto que les dé un sentido, un contexto que sirva para explicar qué son, por lo tanto esto incide directamente en esa imagen de busca tesoros que se tiene del arqueólogo, pues su función está lejos de encontrar solamente un objeto, lo que ha de encontrar es su contexto. Por tanto esto que han hecho los amigos del famoso “british museum” ni es arqueología, ni es historia, ni es nada… se cargaron en su momento el contexto, robaron el objeto y se llevaron las entrañas de Egipto para crear un parque temático con la etiqueta de museo. Que sea bonito no quita que sea un crimen, pero bueno, lo hecho hecho está.

Un ejemplo de los tipos de arqueología existentes: la arqueología submarina

¿Y esto de la Arqueología es algo que se lleva haciendo desde hace un siglo o dos nada más?, es una pregunta bastante curiosa, ya que el modelo que se tiene es el del siglo XIX y su mayor desarrollo se encuentra a lo largo del siglo XX y por supuesto en lo que llevamos de siglo XXI. No obstante la arqueología, al igual que otras ciencias como las matemáticas, tiene su origen en la Antigüedad clásica, pues ya se buscaban tumbas y se producían hallazgos casuales. Más tarde, en la Edad Media, debido a la crisis del pensamiento, en vista de que no interesaba el origen de los objetos el único objetivo que se tenía para con ellos era encontrarlos cual tesoro, quedando así como amasijos de antigüedades que tendrían su repercusión en el Renacimiento con la apertura de Anticuarios y la creación de colecciones, lo que más tarde supondría la creación de museos. Actualmente ha adquirido un carácter muy distinto al que ha tenido a lo largo de la historia. Tal ha sido su cambio que incluso se diversifica en varios campos: arqueología subacuática, arqueología de la muerte, arqueología del paisaje, etc…, cada uno para tratar un ámbito distinto, pues hay tantas arqueologías como arqueólogos, pudiéndose complementar entre ellos perfectamente.

Es importante destacar que aunque la mayoria de las veces la arqueología ve su actividad centrada en la excavación, ésta no es la actividad más importante de la que se encarga.

Naturalmente, la Arqueología, como profesión que es, se ve ligada a una legislación al igual que posee un código deontológico que se encarga de la parte ética del desarrollo profesional de la misma. La Ley de Patrimonio rige las normas a las que está sujeta la Arqueología a nivel internacional, nacional, autonómico (siendo éste el más importante a rasgos prácticos) y por último a nivel regional o local. Me gustaría señalar, hablando de normas y papeles, que la Arqueología actualmente se encuentra en una situación delicada burocráticamente hablando. Las promotoras cuando excavan ignoran el valor histórico de lo que encuentran y hay un riesgo grandísimo de perder una información muy valiosa de nuestro pasado por culpa de no darle la importancia que se merece.

En definitiva, si nos concienciamos de lo importante que es el papel del Arqueólogo en estos casos en vez de presionar su posición llegando a situaciones en las que depende de su ética que vaya a cobrar o no, la cantidad de estudios que podrían hacerse sobre nuestro terreno serían increíbles y eso nos facilitaría mucho las cosas en el camino de conocer mejor lo que hemos sido, pero como siempre, el dinero alimenta a los tontos y a los ignorantes con su esencia; estupidez e ignorancia

About these ads

¿Qué opinas de este artículo? ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s